Porque la vida se levanta cada mañana...

"Esto es algo muy antiguo. Cuando uno no encuentra un nombre exacto para definir las cosas utiliza historias. Así es como funciona. Desde hace siglos. Y todas las historias tienen una música propia"



25/9/08

¿Cómo decir adiós a alguien que no sabes si quieres que se marche?

Cuando los sentimientos empiezan a herirte y no sabes diferenciar entre el amor y el odio, cuando alguien hace que llores por encima de la risa, cuando no está ahí si se necesita, cuando tu único recuerdo sea una palabra o incluso una imagen…

Ese es el sentimiento que tienes hacia alguien al cual no sabes si quieres tener a tu lado o lo más lejos posible.

Cuando sus palabras te llenan como a nadie, pero es lo único que te queda, cuando tienes las manos vacías pero la cabeza llena de recuerdos, de dudas, de momentos de tristeza después de haber sido tan feliz, al menos por unos segundos…

Esos sentimientos son los que te hacen darte cuenta de que hay alguien que no sabes si quieres que este a tu lado o lo más lejos posible.

Cuando oyes aquella canción que tanto te recuerda a esa persona y mientras la oyes notas las lágrimas brotar de tus ojos. Cuando mientras escribes unas palabras necesitas oírla aunque eso suponga tener que llorar, aunque eso signifique no saber diferenciar entre el amor o el odio, aunque traiga al menos una imagen, un recuerdo. Aunque por un momento intuyas sus palabras y te des cuenta de que es lo único que te queda, pero de nuevo como el estribillo de la canción, vuelvan los recuerdos, las dudas, los momentos de tristeza aunque sean después de una sonrisita por algún momento de felicidad…

Eso es lo que sientes justo los momentos antes de darle respuesta a si quieres que alguien se quede a tu lado o lo más lejos posible.

Quizá ha llegado la hora de decir adiós…

2 comentarios:

Álvaro dijo...

¡Hola! ¡Cuánto tiempo!, ¿verdad? Aunque no haga ningún comentario, entro mucho por aquí y leo cada una de las entradas que escribes. Esta me ha gustado especialmente, porque me ha resultado bastante familiar. Bueno, supongo que todos hemos sentido alguna vez eso por otra persona. Por un lado la queremos tener cerca, pero por otro, cuanto más lejos mejor, para evitar sufrir, aunque al final se acaba sufriendo igual, esté lejos o cerca.

Espero que todo te vaya bien ;)

Besitos.

Same dijo...

¡Hola guapo! Me alegro mucho de encontrarte de nuevo por aquí y que una vez más seas mi más fiel incondicional compañero en esta aventura.

Gracias una vez más por tu comentario y por tu día a día.

Como bien dices, da igual el camino que elegimos, al final el sufrimiento es nuestro compañero de viaje, sin embargo, ¿quien dijo que el camino fuera facil?

Muchos besos